¡No te pierdas nuestro contenido!

Pensaba introducir este tutorial dentro de la sección Trucos sucios con Photoshop, pero hacer fotografías en blanco y negro con un toque de color creo que es una de las peores modas fotográfico-digitales de estos tiempos. Ira independiente, con el sueño de que una vez se sepa cómo se hace desaparezca como vino. Pero como siempre digo, para gustos colores...

Blanco y negro con color

Sólo he visto un caso en el que esté bien empleada esta técnica, y creo que fue la culpable de todo. A partir de la increíble y triste historia de la niña del abrigo rojo de la mejor película de Steven Spielberg, La lista de Schindler, donde el truco visual tenía toda una intención y una fuerza impresionante gracias al trabajo del director de fotografía Janusz Kaminski, todo derivo en taxis amarillos atravesando un Nueva York en blanco y negro; autobuses rojos con el Big Ben de fondo monocromático y lo peor de todo, los coloridos ramos de flores con los novios apagados detrás.

Es muy sencillo hacerlo (hay muchas maneras, pero voy a describir la más sencilla), y sólo es necesario tener un programa de edición que permita trabajar con capas. Para explicarlo, voy a utilizar Adobe Photoshop CS5. Veamos, paso por paso, cómo se puede lograr el horror (¿se me nota mucho que no me gusta nada?):

  • Buscamos una víctima, digo una fotografía que sirva para nuestro oscuro propósito. Para no dedicarle mucho tiempo, hay que evitar fotos con fondos complicados. Y por supuesto en color.

  • Como siempre, revelamos la fotografía en Adobe Camera RAW para intentar conseguir la máxima calidad. Si venimos de Lightroom, nos resultará además más sencillo. También podemos abrir la fotografía directamente en Ps, pero aunque no nos guste lo que hacemos, hay que hacerlo bien.

  • Una vez en Ps, duplicamos la capa en Capa>Duplicar capa (ctrl+J).

  • A esta nueva capa le aplicamos una capa de ajuste de blanco y negro en Capa>Nueva capa de ajuste>Blanco y negro.

  • Ajustamos el blanco y negro a nuestro gusto y ahora viene el mejunje: pintamos con la herramienta Pincel (B) en negro, con el Tamaño adecuado y la Dureza a 0%, encima del sujeto u objeto que queramos en color. Con un poco de paciencia lograremos el defecto, digo efecto soñado.

No tiene mayor complicación, y dejando de lado mi aversión hacia esta moda, espero que pasajera, creo, aunque lo veo difícil (por la técnica no por vosotros), que muchos podréis hacer maravillas y conseguir que este esperpento, que hasta se vende en grandes almacenes del hogar, se convierta en algo respetable.