Bounce es una pelota de plástico con seis cámaras internas. Algo asi como los ojos de Google Street View, pero más pequeños y accesibles para cualquiera. La idea detrás de este invento es que será posible lanzarla dentro de lugares peligrosos para luego enviar de manera inalámbrica un panorama de la habitación. Esto significa obtener información invaluable para grupos de riesgo y seguridad, sin necesidad de arriesgar sus vidas ingresando al lugar a ciegas.

Ademas de las 6 cámaras panorámicas, Bounce vendrá equipada con un detector de calidad de aire, termómetro y sensor de radiación, añadiendo una capa de seguridad a la información que envía a su usuario.

No se trata del primer concepto que agrega una cámara a una pelota; aquí mismo vimos la Ball Camera hace varios meses cuya tarea no era la de facilitar el trabajo a los grupos de fuerza, sino tomar autorretratos bonitos.

El único problema que puedo ver es que la perspectiva de la imagen estará a nivel del suelo, a menos que haya una excelente coordinación entre el tiempo de disparo y el momento del lanzamiento. Otro inconveniente es el hecho de tener poca luz en su interior (y los sensores no parecen ser de formato completo) o estar llenos de humo. De todas maneras, cualquier información extra seguramente será siempre bienvenida.

Bounce costará $500 dolares al momento de su compra.