¡No te pierdas nuestro contenido!

El metro o subte es un lugar de paso. Nadie quiere estar allí y todos están yendo hacia otro lado. La mejor manera de hacer más ameno ese momento es sumergirse en cuanta tecnología haya en tus bolsillos o simplemente mirar al techo.

Benz Thanachart notó esta tendencia y se propuso realizar lo que cualquier hombre coherente haría: gritar incoherencias, esperar la reacción de los pasajeros y retratarlos en el momento justo. ¡Cocodrilo! ¡Omelette! ¡Huevo frito! fueron algunas de sus elecciones y, cámara en mano, empezó a disparar tras sus gritos.

Las reacciones son de lo más variadas. Esta el pasajero asustado, mirando directamente hacia el extraño gritador, el pasajero que ni siquiera se enteró y el que simplemente se muestra enojado por interrumpir su sesión de lo que probablemente sea Angry Birds. En si la idea es genial y las imágenes si bien no sorprenden, son de lo más genuinas e interesantes de explorar, rostro por rostro.

A continuación podrás ver la galería completa y si quieres saber un poco más del autor, puedes leer la nota en Daily Mail. Ahora, ¿quien se anima a hacerlo en el subterráneo de su ciudad local?

Galería­ de imágenes