Para finalizar con las entradas relacionadas con la III Convención Internacional del Foro de Fotógrafos, que terminó el lunes 5 de noviembre, vamos a descubrir los consejos de una pareja inolvidable de fotógrafos, Dave y Quin, un matrimonio que utiliza la luz del flash para diferenciarse del resto de los profesionales. Veamos que nos dijeron en su aplaudida ponencia:

DQstudios

  • El objetivo de un fotógrafo es ser cada día menos malo y tener nuevos errores para no cometerlos el día siguiente. Es muy importante plantearse retos fotográficos cada día que nos levantamos. Hay que tener en cuenta que muchos aficionados tienen mejores equipos que los nuestros y no por ello nos tienen que hacer sombra. Los fotógrafos somos los artesanos de la luz.
  • Si llegamos a conocer perfectamente nuestro flash, podremos sorprender y deleitar con cada fotografía. Un reportaje basado en la luz del flash, de principio a fin, puede causar un gran impacto.
  • Con un buen uso del flash podemos desafiar a nuestros competidores; dar una gran variedad de imágenes a nuestros espectadores; generar historias visuales donde no las había gracias a un nuevo enfoque de la realidad. Y lo más importante es trabajar sin miedo. Con esta actitud puede que demos a nuestras fotografías un aire teatral.
  • Dominar la técnica permite pasar mucho menos tiempo delante de los programas de edición. Ese tiempo ganado nos permite seguir trabajando con la cámara al hombro para mejorar la técnica. Si una fotografía tiene que pasar mucho tiempo en Ps, no es buena. Algo que comparto plenamente.
  • Un buen equipo de fotografía tiene que ser:
  1. Fiable, para que no nos deje tirados en los momentos más importantes
  2. Rápido, para que no nos haga perder ningún momento.
  3. Compacto. Nuestras espaldas lo agradecerán.
  4. Versátil. Tiene que serlo para adaptarse a nuestro aluvión de ideas para mejorar.
  • Un buen punto de partida para empezar a exponer con flash son estos valores:
  1. En exteriores: ISO 100, 1/250 y f16
  2. En interior: ISO 800, /100, f2,8
  • Hay muchas cosas que quedan muy bien iluminadas con el flash. Por ejemplo los reflejos, el agua de la lluvia, el humo y los vaporizadores, las cosas brillantes como los cristales y las piedras y las telas traslúcidas. Si tenemos alguno de estos elementos en la imagen y podemos darles un golpe de luz, conseguiremos que destaquen y creen efectos inesperados.
  • Como hemos repetido un millón de veces en estos artículos, hay que separar el flash de la cámara en la mayoría de los casos. No es lo más cómodo, desde luego, pero los resultados empiezan a ser buenos justo en el momento en el que decidimos comprarnos un emisor y un receptor. ¿Y cuál nos compramos? En el mercado hay cientos de modelos, más baratos o más caros, pero los más fiables son los PocketWizard y los RadioPopper.
  • No todo es técnica y tecnología. Un buen fotógrafo tiene que dominar la composición. Saber cosas tan básicas como situar lo más importante a la derecha, o no abigarrar el fondo para evitar que una fotografía sea confusa. Eso para empezar.
  • Ellos trabajan de una manera muy sencilla. En primer lugar miden la luz ambiente. Luego deciden que quieren hacer con ella, es decir, si quieren más o menos luz para crear un ambiente u otro. En último lugar hacen los ajustes necesarios para controlarla, subir más la intensidad de un flash, bajar la de otro, abrir un punto el diafragma... Es la técnica del ABC del fotógrafo, pero no viene mal recordarla y tenerla siempre presente.
  • El uso del flash puede estar justificado porque no siempre tenemos la mejor luz natural. Con nuestra cámara y nuestros flashes podemos hacer que el día sea noche y viceversa.
  • Utilizar más de dos flashes para iluminar es poco menos que una locura. Y algo realmente inútil en la mayoría de los casos. Si queremos más potencia, tiene mucho más sentido comprarse equipos más potentes, con generadores. Pero si no tenemos presupuesto, podemos acercar al motivo el flash y luego clonarlo en nuestro programa de edición favorito.

Y con estos consejos terminamos los artículos relacionados con la III Convención internacional del Foro de Fotógrafos. que además de las ponencias que hemos cubierto, tuvo varios talleres impartidos por los ponentes y varias empresas colaboradoras que mostraron sus productos. Sólo queda agradecer a los organizadores, y en especial a Marcos Cánovas, por facilitar el trabajo al que escribe estas líneas. Nos vemos el año que viene y os animo a todos a inscribiros.