¡No te pierdas nuestro contenido!

Dentro de la III Convención Internacional del Foro de Fotógrafos tuvimos la suerte de asistir a la ponencia de David Ziser. Puede decirse que es el decano de la fotografías de bodas, pues además de por sus años (que no aparenta), ya ha hecho las fotografías de las bodas de las hijas de los primeros novios que le contrataron.

David-Ziser

Emociona ver a un señor mayor, tan activo y con tantas ideas después de tantos años. Sobre todo cuando conoces a jóvenes que se limitan a poner filtros en Photoshop para intentar mitigar su falta de ganas y de creatividad. Para él, la luz es la clave e investiga continuamente para lograr los mejores resultados. Pero vamos a ver sus consejos. Creo, como siempre, que van más allá del ámbito de la BBC (bodas, bautizos y comuniones).

  • La fotografía tiene que ser una pasión. Cuando nos contratan, tenemos que estar orgullosos de ver reconocido nuestro trabajo y hay que intentar hacerlo lo mejor posible. Como buen caballero que es, David Ziser lo considera un honor.
  • El trabajo de un fotógrafo de boda o de calle consiste en buscar y encontrar los momentos más espontáneos que se crucen ante él. Un fotógrafo no tiene que hacer mil fotos, tiene que hacer las mejores posibles, y eso sólo se consigue con oficio. Hay que encontrar el mejor encuadre.
  • A la hora de hacer retratos podemos trabajar con cuatro planos de cara distintos:
  1. Cara completa, donde el eje de la cara está en línea con el eje del objetivo
  2. Dos tercios, teniendo cuidado de que la nariz no rompa la línea de la mejilla.
  3. Dos tercios modificado, donde la cara se gira hacia el fotógrafo y las pupilas del modelo miran también al fotógrafo.
  4. Perfil, donde el modelo enseña exactamente la mitad de la cara y podemos ver claramente las pestañas.
  • En cuanto a la luz que podemos conseguir en función de su colocación, podemos distinguir cinco modelos:
  1. Luz de mariposa, un poco elevada y frontal para conseguir una sombra con forma de mariposa debajo de la nariz, pero es la que menos favorece al sujeto, pues ensancha el rostro.
  2. Luz de bucle, que genera una sombra en un lado de la nariz.
  3. Luz Rembrandt, que consigue la sombra de la nariz se una con la sombra que se forma en la mejilla.
  4. Luz dividida, que ilumina sólo la mitad del rostro.
  5. Luz trasera, que ilumina por detrás.
  • Una de las reglas más importantes que tenemos que seguir a la hora de iluminar, según David Ziser, es separar la luz de la cámara. Y procurar mantener la iluminación constante, para que haya uniformidad durante la sesión.
  • No hay que complicarse la vida con muchas luces. Lo mejor es trabajar con una sola, pero lo más grande posible. Una de las soluciones más practicas es separar el flash de la cámara con un emisor y un receptor, montarlo sobre un trípode y acoplarle una ventana o un paraguas traslúcido. Por ejemplo, él lleva un paraguas blanco de 1 metro de diámetro. O rebota el flash contra una pared blanca.
  • Gracias a la tecnología actual, hoy podemos disparar, sin miedo al ruido digital, a 800 o incluso 1600 ISO. Estas sensibilidades tan altas, junto con la luz del flash, consiguen un resultado magnífico. En interiores podemos tener como punto de partida una exposición de 800 ISO, con un diafragma 5,6 y una velocidad de obturación cambiante en función de la luz del recinto. Es el primer fotógrafo que reconoce que ha utilizado ISO´s tan altos como 12.400.
  • Una manera muy buena para trabajar con flash es poner la cámara siempre en manual, para poder controlar la luz ambiente, y el flash en automático o TTL. Así, por ejemplo, puede exponer perfectamente al sujeto con la luz del flash y oscurecer el fondo con una velocidad de obturación más rápida (de 1/125 a 1/250, por ejemplo)
  • Él, un fotógrafo de la luz, es un defensor a ultranza de las sombras. No tiene sentido eliminar las sombras de una foto, quitamos el volumen.
  • Podemos poner el flash detrás de los sujetos para crear un contraluz. Si alejamos la fuente de luz del sujeto, podemos conseguir un efecto envolvente.
  • No hay que olvidarse de los reflectores para rellenar las sombras o incluso para mitigar la luz dura del sol. Hay de diferentes tamaños y colores, más fríos o más cálidos. También existen los difusores para difuminar la luz.
  • Para trabajar utiliza dos cuerpos, una Canon 7D y la 5D Mark III con el 24-105 mm, el 12-24 mm, el 8-15 mm, el 70-200 mm y aunque parezca sorprendente, un 18-200 estabilizado. Además de varios flashes Canon 600 EX-RT y unos Quantum, cuando necesita más potencia.

La ponencia fue muy aplaudida por todos los asistentes, que reconocieron en la figura de David Ziser a uno de los decanos de la fotografía.Es una suerte encontrar gente que se emociona por lo que hace y no le importa comunicárselo a los demás.