Hace algunos días les contábamos sobre el proyecto de Sebastian Magnani, Underdogs, dedicado a demostrar la similitud entre las mascotas y sus dueños de una forma desopilante, usando Photoshop para combinar los rostros. Hoy les vamos a presentar el proyecto, mucho más concienzudo, de LaNola Kathleen Stone, que encontramos en PetaPixel. Esta fotógrafa tiene una pasión que va más allá de la fotografía: los perros. Su proyecto se llama Least Likely to Be Adopted: Dog Pound Portraits y nos encantó.

Las fotografías que toma de estos amigos caninos son geniales pero el motivo detrás lo es aún más: Stone visita una perrera que queda cerca de su casa, en Nueva York, donde pide hacer retratos de los animales que han estado ahí por un buen tiempo y son considerados los que menos chances tienen de ser adoptados. De acuerdo con las regulaciones de estas instituciones, los perros tienen un período de tiempo para encontrar una familia: de otra forma, se les aplicará la eutanasia.

El propósito de Stone es crear imágenes parecidas a las que vemos en las revistas –“fashionesque”, les llama- que ayudan a ver las personalidades y la juventud de estos perros en adopción. Las fotografías que se les toman en las perreras muchas veces no les hacen justicia y, de esta forma, tampoco ayudan a que puedan encontrar un nuevo hogar. Lo que quiere esta fotógrafa es usar sus talentos para ayudar a acelerar el proceso de adopción.

En su perfil de Behance, Stone afirma que todos los perros que fotografió terminaron siendo adoptados. Lo que es el poder de la imagen. Hace algunos meses les dimos algunos consejos sobre las mejores formas de fotografiar a nuestras mascotas: primero, acostumbrarlas a la presencia de la cámara, asegurar su comodidad y evitar el uso del flash, y ponerse a la misma altura del animal. Además, hay que tener en cuenta el color de su pelaje, entre otras cosas.

Galería­ de imágenes