¡No te pierdas nuestro contenido!

ALTFoto ha estado probando durante unos días una de las nuevas cámaras de Samsung, nueva en el mercado de la fotografía, pero muy experimentada en el mundo de la electrónica. La Samsung NX1000 es el modelo de entrada a la gama CSC de la marca.

Samsung NX1000

Pero que la gente no se equivoque. Aunque es el modelo de entrada, tiene exactamente la misma pantalla y lo más importante, el mismo sensor que sus hermanas mayores, lo que hace que estemos ante una de las cámaras más interesantes del mercado. Por ejemplo, en Inglaterra, estas cámaras están causando furor.

  • La gama NX se acaba de renovar con la presentación de tres modelos, desde la más profesional NX20, con visor electrónico, pasando por la NX210 -una versión reducida de la primera- hasta la más sencilla NX1000, que es la que hemos estado probando. Estas cámaras tienen un sensor CMOS de tamaño generoso, APS-c, igual que el de las réflex. Este sensor, fabricado por la propia Samsung, tiene 20,3 Mp y gracias al procesador, es capaz de generar hasta 8 fps (aunque me ha llamado la atención lo que tarda en guardar una fotografía de alta sensibilidad, más de un segundo). Y la historia de siempre, al ser más grande consigue imágenes de mayor calidad que las de sus competidoras con sensores más pequeños. Con sensibilidades altas la cámara responde muy bien hasta 800 ISO. Y podemos arriesgarnos hasta 3200 ISO, pero bajo nuestra responsabilidad.
  • La conectividad wifi funciona. Y a la primera, sin complicaciones. También es verdad que lo he probado con móviles y televisiones de la misma marca, pero no he tenido que pasarme horas delante de un blog viendo cómo lo han conseguido los demás.. Cuando se generalicen las redes públicas en todo el planeta, las tarjetas de memoria van a terminar desapareciendo, y todos vamos a vivir pendientes de las nubes, y no sólo porque vaya a llover. Y todo funciona con el botón SMART Link.

Detalle NX1000

  • Esta cámara está orientada a un público desenfadado y moderno, capaz de llevar colgada al hombro una cámara blanca o rosa, dos de los acabados que se ofrecen. Además, su presentación, a cargo de una moderna diseñadora de corsés, es toda una declaración de intenciones. A mi, que me gusta pasar desapercibido, en general, y más con una cámara, acaparaba toda la atención con un modelo de color blanco rabioso. Y lo curioso, es que a todo el mundo le parecía muy bonita. Si es lo que pretendían, la cámara llama la atención. Y además está llena de funciones como filtros ¿artísticos?, efectos varios como panorámicas, el inevitable 3D...
  • La Samsung NX1000 carece de visor óptico. Todo hay que hacerlo a través de la pantalla LCD de 3 ", con 921.000 píxeles y tecnología AMOLED. Uno de los grandes problemas de las cámaras digitales en general era precisamente este. Y parece que se está solucionando. Ahora las pantallas se ven bien bajo cualquier circunstancia, al sol y en la sombra. Aunque, por sus reducido tamaño, no debemos editar con ellas. Mejor esperar a ver las fotografías en el ordenador. No es abatible, pero es algo que no podrían hacer en un modelo tan pequeño. Y tenemos , como siempre, toda la información al alcance de la mano, que no de los dedos, pues tampoco es táctil. Esto es llamativo considerando que viene de uno de los fabricantes punteros de teléfonos móviles inteligentes.
  • Como cámara CSC que se precie, tiene objetivos intercambiables con montura propia (qué interesante sería que todas las cámaras tuvieran la misma montura). De serie viene con un 20-50mm 3,5-5,6, con tecnología i-Function. Como ocurre siempre, no es un objetivo de calidad puntera, pero cumple con creces su cometido. La tecnología i-Function no es otra cosa que un botón que te permite controlar diferentes ajustes con ayuda del anillo frontal de estos objetivos. Los más viejos del lugar recordamos con cariño el anillo de diafragma y en algunos casos de obturación que incorporaban las cámaras clásicas. No es lo mismo, pero se acerca. En aquellas cámaras te guiabas por el tacto para saber qué diafragma habías puesto sin necesidad de apartar la mirada del visor.

Detalle 2 NX1000

  • Para hacer una cámara tan pequeña con semejante sensor han tenido que poner el flash como accesorio. Escaso de potencia, pequeño...y con un aire de romperse con solo mirarlo -aunque igual me llevaría una sorpresa-. El resto de la cámara está muy bien acabada. La empuñadura está revestida con un material sintético que recuerda vagamente al cuero. Tiene un cuerpo de líneas sencillas, con los botones justos y necesarios. Un trabajo de diseño bien hecho. Pero se sigue fallando en los detalles, como esas trampillas de plástico que si se quedan abiertas por un despiste se terminan rompiendo.
  • La calidad final de las imágenes es muy alta para un producto de estas características. El tamaño del sensor tiene gran parte de la culpa. Llama la atención el peso de las imágenes en RAW: 32 Mb. Ni siquiera los archivos de una cámara puntera de formato completo pesan tanto.

Conclusiones

8/10

La Samsung NX1000 es una cámara con futuro. Y demuestra que el tamaño del cuerpo no está reñido con la calidad. Lo malo que es una cámara para aparentar, no para pasar desapercibido. Pero esa es la idea, una cámara para pasárselo bien haciendo fotos pero que de una calidad similar a las SLR, que hasta ahora eran las únicas que podían presumir de un sensor grande.

La conectividad wifi no tardará en imponerse, pero esta cámara ha sido de las primeras en conseguirlo y en hacer que funcione bien. Es un lujo hacer fotos en una fiesta, por ejemplo, y poder proyectarlas al momento en el televisor o enviarlas a la nube o las redes sociales, al momento. Lo mismo que hacemos con un teléfono móvil, pero con mayor calidad. Eso es algo que un fotógrafo profesional -que no tenga que enviarlas fotos a la redacción- no haría, pero la mayoría de los aficionados es lo que buscan. Por fin, estas nuevas cámaras compactas digitales igualan en calidad a las mayores. Y ahora le toca al fabricante presentar buenos objetivos a la altura del sensor.

Galería­ de imágenes