¡No te pierdas nuestro contenido!

ALTFoto ha estado probando la nueva Samsung WB850F, una cámara con muchas funciones que pueden resultar interesantes para muchos viajeros modernos, como conexión wifi o GPS.

Samsung WB850FSamsung es otra de las marcas que se ha subido al carro de la fotografía, para convertirse en competencia directa de los pesos pesados de toda la vida, como Canon y Nikon. Sony y Panasonic están avanzando a pasos agigantados y Samsung, que cada vez tiene más presencia en el mercado, no se está quedando atrás. Estas marcas han tenido la genial idea de asociarse con fabricantes reputados de ópticas para tener un lustre histórico asociado a sus nombres: Panasonic con Leica, Sony con Zeiss y Samsung con Schneider.

La nueva Samsung WB850F es una cámara compacta con un sensor retroiluminado CMOS de 16,2 Mp, con un tamaño de 1/2,3". ¿Qué quiere decir todo esto? Pues que estamos ante un sensor de nuevo diseño en el que los circuitos no interrumpen la llegada de luz a los fotodiodos, al estar detrás de los pequeños elementos fotosensibles, es decir, con la misma luz, pueden recibir más información, lo que significa mayor calidad. CMOS es un tipo de sensor que tiene menor consumo eléctrico y es más económico de producir, además de una serie de ventajas que han hecho que se imponga en las cámaras profesionales. Todo suena muy bien, pero el problema es el tamaño del sensor, apenas 28,5 mm² de superficie, muy por debajo de un sensor de 4/3, por ejemplo. Eso sí, más grande que un sensor de un smartphone.

botonera Samsung

Y he aquí el competidor directo de esta cámara, el teléfono móvil. Ofrece todo lo que tienen los nuevos dispositivos inteligentes, pero con una calidad mayor en el apartado fotográfico, evidentemente. Pero tiene wifi, GPS, conexión directa con las redes sociales y con el móvil y con las excelentes televisiones de la casa...Pero la resolución de la pantalla es peor que la del móvil estrella de la marca, la conexión a internet no es inmediata, ni la del gps, está claro; necesitas encontrar una red wifi, de pago o gratuita, para enviar las fotos de los viajes... además no tiene pantalla táctil, por lo que poner una dirección de correo, por ejemplo, es largo y tedioso... mucha gente hará fotos con el móvil y terminará antes, seguro.

Entonces, ¿qué ofrece está cámara para que vayamos a la tienda y la compremos? Tiene una construcción robusta que sorprende cuando la sujetas por primera vez, con una empuñadura muy bien resuelta. El cuerpo es resistente. No cruje. La pantalla, aunque de baja resolución (640x480) es AMOLED, es decir, que tiene un consumo energético muy bajo y es muy robusta. Y luego monta un espectacular zoom de 21 aumentos, con una posición angular de 23 mm y un tele de 483 mm, similar a los cañones que hemos visto a los fotógrafos en los últimos Juegos Olímpicos, salvando las distancias. La luminosidad, como no podría ser de otra forma, se pierde en la posición tele, pues apenas llega a f/ 5,9.

objetivo Schneider

Tiene tantas posibilidades creativas, como les ha dado por llamar a los juegos fotográficos, que apabulla. Filtros que convierten las fotos en pinturas, en borradores de grafito, el modo ojo de pez, la superposición de imágenes, el hdr, el marco mágico,... Cosas que el usuario probará para jugar el primer día y luego utilizará para presumir con los amigos en fiestas y en las reuniones familiares donde tener un objeto así puede salvar la velada.

También permite grabar vídeo en alta definición a 30 fps; y tiene un modo superlento a 480 fps, que es meramente  testimonial, por su escasa resolución (176x128). El vídeo ha venido para quedarse a las cámaras de fotos, y se ha convertido en uno de los motivos más importantes para inclinarse por un modelo u otro. Así están las cosas en la fotografía. Hay que tener en cuenta una cosa: de un fotograma de un vídeo de alta definición se puede sacar una copia excelente en papel de 20x25 cm. Es el futuro, aunque me pese.

La calidad de las imágenes es muy alta a 100 ISO. Da unos resultados increíbles, algo que saben los ingenieros, pues aunque pusimos la cámara en ISO automático, para probar todas las sensibilidades, el resultado final fue que en cualquier situación, el sistema siempre optaba por la sensibilidad nominal. En cuanto se sube un poco, la calidad se resiente, y mucho, sobre todo el ruido cromático en las sombras.

Conclusión

5/10

Estamos ante una cámara pensada para disparar y listo, para gente que no quiere complicaciones, que viaja en grupo o va a hoteles con todo incluido. Es una cámara para pasárselo bien, que convierte al acto de hacer fotografías en un videojuego, por las múltiples formas imposibles que puede adoptar una simple fotografía en la playa, gracias a los efectos digitales. Pero si se quiere aprovechar el GPS o el wifi, el dueño de la cámara deberá saber cosas que no están en los libros, o tener un sobrino o un hermano manitas.

Además, como era de esperar, no permite acceder al formato RAW (todas las cámaras disparan en RAW, pero pocas dejan acceder a la madre de todos los formatos). Y eso es algo que elimina a una porción importante de posibles compradores.La calidad final anda un poco justa, pero si eres de los que sólo sacan la cámara de vacaciones y durante los días luminosos del verano, y sólo vas a enviar las fotos a las redes sociales, es una cámara a tener en cuenta. Eso sí, si tienes un smartphone de la misma marca, piénsalo antes.

Galería­ de imágenes