El numero F, para aquellos que recién comienzan, representa la apertura de diafragma de una lente. A través de este valor, se controla cuanta luz entra al sensor y es uno de los factores clave en el triangulo de la exposición, ademas de ser el protagonista principal en la profundidad de campo.

Más que un numero, se trata de una ecuación matemática, ya que se escribe f/x donde los valores clásicos son f/2, f/2,8, f4, etc. Su formula es f = distancia focal/diámetro de la apertura. Algo de matemática básica nos diría que una distancia focal de 50mm dividida por un diámetro de apertura de 17,86mm da 2,8 o f/2,8, como estamos acostumbrados a leerlo. Ya que acordarse de diámetros tan precisos es dificil, que ademas cambian dependiendo de la lente y la longitud focal, utilizar números f es mucho más sencillo ya que son constantes y compatibles con todas las lentes.

Hasta aquí no hay nada nuevo, tal vez un poco de la matemática interna de la fotografía, pero los números f no dicen exactamente cuanta luz pasará por la lente. En realidad pueden decirlo, pero no tiene en cuenta un factor clave: todos los cristales que la luz debe atravesar antes de llegar al sensor. No existe un cristal perfecto que transmita toda la luz que choca contra este, por lo que cada vez que colocamos algo más de vidrio por sobre su paso, algo de luz quedará atascada y se perderá.

Esto con las lentes prime es algo que se puede descartar, ya que por lo general están construidas con tan pocos cristales que la perdida de luz es ínfima. Pero también existen las lentes zoom, que debido a su complejidad necesitan más cristales para funcionar y por lo tanto absorben más luz que el resto de las otras lentes.

Para resolver este problema, existe el numero t, de transmisión, que realmente indica cuanta luz alcanzará el sensor al pasar por el ultimo cristal de la lente. El numero t es el numero f corregido dependiendo de cuanta luz se pierda en el camino por el choque de cristales. Este numero indica correctamente la luz que terminara en el sensor y utilizar este valor arrojará una exposición correcta. Se calibra para cada lente, por lo que distintas lentes de distintas longitudes focales, al mismo numero t arrojaran la misma cantidad de luz y por lo tanto tendrán la misma exposición.

En el mundo de la fotografía la diferencia de luz transmitida por una lente zoom comparada con una prime es casi despreciable, por eso es casi desconocido en este ámbito. Aun así, en aplicaciones muy especificas, esta mínima diferencia puede ser el resultado de un trabajo satisfactorio como de uno erróneo. El numero t resuelve este problema, pero a la vez agrega un factor más a tener en cuenta: debido a que solo mide la luz transmitida, no afecta en nada a la longitud de campo, por lo que el numero f vuelve a entrar en escena.

Foto: Erwin Bolwidt