¡No te pierdas nuestro contenido!

Nos interesa muchísimo el tema de los derechos de autor en un mundo donde muchas personas consideran a este mero concepto como anticuado. Estamos en una posición verdaderamente maldita: ¿qué está bien y qué está mal? ¿De quién son las imágenes que vemos diariamente en Internet? ¿Estas personas reciben algo de dinero por su trabajo? ¿Estamos colaborando a que esto suceda, de forma inocente, podríamos decir? Las implicaciones legales son demasiadas, y mejor entonces dejárselas a expertos. Pero un caso nos ha llamado la atención por la precedencia que puede sentar en las cortes.

Se trata de una demanda que la compañía de publicaciones pornográficas Perfect 10 le está haciendo a Tumblr -ya hemos hablado de Tumblr en otras oportunidades, pero para decirlo de forma simple, es una plataforma de blogging que pisa fuerte en los Estados Unidos-, una demanda que, como bien afirman desde PetaPixel, podría abrir una verdadera caja de Pandora entre los usuarios de sitos de este estilo, o las personas que comparten fotografías en la red.

Esta no es la primera vez que Perfect 10 intenta una maniobra de este estilo, pero es la primera vez que se la escucha en la corte, y se la escucha con seriedad. Allá por 2006, intentaron demandar a Google por violación de copyright: resulta que la búsqueda de imágenes de Google mostraba como resultado seis imágenes que, de acuerdo con Perfect 10, no caían dentro de lo considerado como uso legal. El caso llegó hasta la Suprema Corte, que lo desestimó por completo, y afirmó que las miniaturas de las imágenes eran de uso legal. Este es el caso más sonoro en la historia de aventuras legales de Perfect 10.

¿El reclamo en sí? Los de Perfect 10 afirman que Tumblr ignoró seis peticiones enviadas por el sitio para que se remuevan imágenes que violaban sus derechos. Incluso afirman que empleados de Tumblr, a sabiendas, publicaron contenido con copyright ignorando las advertencias.

Si eventualmente la Corte decide estar a favor de Perfect 10, un fallo de este estilo podría ser catastrófico para varias plataformas que son furor en internet. Pensemos sino en Pinterest y en Twitpic (y servicios muy similares que cumplen con la misma función). ¿Qué pasaría con ellos? A esto nos referimos con el potencial precedente.

Más allá de este caso en particular, muchas compañías no saben lidiar con la temática de los derechos en Internet. A nivel del usuario, si tenemos miedo de tener que ingresar en una batalla legal para que nos reconozcan nuestros derechos, siempre podemos optar por poner marcas de agua en nuestras fotos antes de subirlas, o registrarlas bajo una licencia Creative Commons. Veremos qué pasa con este caso en particular, para saber en qué estado se encuentra la libertad de las personas de compartir en Internet.