¡No te pierdas nuestro contenido!

Nos esperábamos algo así. Después de la noticia que dijo que los guardias de seguridad de los Juegos Olímpicos de Londres han sido especialmente entrenados para dificultar el trabajo de los fotógrafos (con agresiones incluidas), ahora nos enteramos gracias a PetaPixel que el Comité Organizador no permitirá que fotografías y videos de las Olimpíadas sean compartidos a través de redes sociales.

La pista la ha dado el fotógrafo freelance Peter Ruck, quien encontró un detalle importantísimo en las reglas otorgadas por el Comité Organizador:

Imágenes, videos y grabaciones de audio de los Juegos tomados por un asistente no pueden ser usados por cualquier propósito más que usos privados y domésticos. Un asistente no puede licenciar, transmitir o publicar video o grabaciones de audio, incluyendose las redes sociales e Internet en general, y no pueden explotar imágenes, videos y sonidos con propósitos comerciales, ya sea a través de internet o de otro medio, o hacerlas disponibles a terceros para usos comerciales.

Podemos ver que en esta cláusula tenemos cosas que están correctas y cosas que son absurdas. Arrancaremos con lo correcto porque ya se da solo: es obvio que una persona que asiste a un evento de los Juegos Olímpicos, toma fotografías (seguramente con una cámara pocket y alejada de la acción) y luego intenta venderlas, estará en algún punto inhabilitada por el estatuto. Además, ya se están acreditando fotógrafos profesionales que tienen lugares especiales y que sí podrán usar sus fotos con propósitos comerciales.

La parte interesante (y absurda) viene del lado de la prohibición de compartir material en las redes sociales. No venderemos una fotografía tomada en los Juegos Olímpicos, pero es probable que quizás queramos compartir una de estas fotos a través de Facebook, Twitter, Tumblr, y la infinidad de plataformas que hay disponibles. ¿Y por qué no podríamos hacerlo?

Supongamos por un minuto que el Comité está en la razón y que no deberían compartirse estas fotografías inofensivas en las redes sociales. ¿Cómo harán para monitorear que no se esté subiendo nada? La mayoría de las cuentas de Facebook, y algunas cuentas de Twitter, son completamente privadas por lo que no podrán tener acceso a menos que alguien reporte contenido indebido. Quizás en blogs podrán tener un control más efectivo. Pero el proyecto ya parece demasiado titánico de por sí.

Ya crearán la disciplina olímpica de "evitar que la gente suba contenido a las redes sociales". Este estatuto es imposible de llevar a cabo, y sin embargo, todavía no han respondido a los pedidos de información que se han realizado a través del sitio Amateur Photography.

Foto: Reuters