¡No te pierdas nuestro contenido!

Cuando Fuji introdujo el modelo X100 hace un par de años no presentaba una nueva cámara, presentaba su apuesta de futuro en un sector bastante convulso. Esta apuesta era arriesgada, posicionaba la marca  con un "nivel" algo más alto y con unos diseños que recuerdan a otras épocas. La X100 fue un banco de pruebas que tuvo un éxito rotundo, creemos que más de lo que ellos mismos esperaban.

La Fujifilm X10 no es la compacta más pequeña, no es lo que buscan, y es bonita, eso sí lo buscaban. Visualmente guarda el estilo "retro" de la serie X y los acabados son de una calidad manifiesta, difíciles de mejorar.

Características

No voy a entrar en demasiados aspectos técnicos, me gusta más hablar de sensaciones y resultados, pero vamos a resumirlos:

  • Objetivo 28-112 mm (en equivalencia 35 mm, en realidad es 7.1-28.4mm) Con una luminosidad que va desde f2 en angular a 2.8 en tele. Como veis cuando está complemente desplegado el tamaño ya es "respetable" pero para nada incómodo de manejar.

  • Sensor EXR CMOS de 12 MPX, de iluminación frontal y con un tamaño de 2/3 pulgadas. Algo más grande que los de las compactas "tipo"

  • Visor óptico con capacidad de zoom y una cobertura de 85%
  • Pantalla trasera de 2.8 pulgadas y 480.000 píxeles

  • 7  fotos por segundo a máxima resolución, 10 fotos a 6 megapíxeles
  • Opciones manuales avanzadas y uso de archivos RAW
  • Grabación de vídeo full HD (1920 x 1080) a 30 fps
  • Estabilizador de imagen

Sobre el papel muy equilibrada: 12 mpx en un sensor de tamaño algo más grande del normal y un zoom óptico de X4 nos hacen presagiar buenos resultados.

Sensación en mano

La sensación en mano es muy buena, peso equilibrado y calidad en los materiales. El objetivo trae una tapa metálica, con interior de símil terciopelo, que protege perfectamente pero que tiene todas las papeletas de perderse para siempre si eres igual de despistado que lo soy yo. Una vez quitada la tapa viene la primera sorpresa de la cámara, el modo de encenderse.  Hay que girar el propio anillo del zoom, tanto para encender como para apagar la cámara, fórmula que nos ha gustado mucho por su utilidad real. Aquí veis las diferentes posiciones del anillo de zoom:

El anillo es suave y tiene un tacto metálico agradable, permite cambiar de focal rápidamente con un recorrido correcto.

Junto al objetivo tenemos una pequeña palanca para cambiar los modos de enfoque, simple, continuo o manual (que no usaremos más que para poner la hiperfocal)

En la parte superior encontramos los controles de modos y exposición, ambos metálicos y con un acabado retro estupendos. Así como el botón de obturación que incluye espacio para adaptarle un cable disparador, de nuevo un guiño a nostálgicos.

Precisamente el control de exposición fue el único que nos dio algún tipo de problema durante los días que estuvimos probando la cámara, al estar dispuesto sobresaliendo algo es susceptible de ser girado por error, por lo que en más de una ocasión nos encontramos las fotos un poco sobre o subexpuestas, pero nada grave si se tiene algo de cuidado en el manejo.

Junto a las ruedas y botón de obturación encontramos un botón programable Fn donde podremos poner la función que más nos interese tener a mano.

A estos controles le acompaña una rueda clásica en la trasera, quizá demasiado rápida para nuestros gusto, junto con el resto de botones que encontrábamos en la X100, incluido el incomprensible botos "RAW" (ahora modificable de función gracias a un reciente firmware)  Otra rueda-botón termina de acompañar a los controles de esta zona, con buen tacto y fácil manejo nos ha parecido una opción correcta para manejar con el pulgas al tener la cámara agarrada.

A la izquierda de la pantalla se completan los controles con los botones de ajuste de foco y exposición y uno para WB. Los controles de reproducción comparten botonera.

En general la calidad de los botones y ruedas nos ha parecido muy buena, mejor que en la X100.

Sólo echamos de menos un botón Q como tiene la reciente X-PRO 1 y que permite ver y modificar todos los parámetros de disparo desde una sola pantalla. Entendemos que es un punto que se podría solucionar vía firmware y asignar esta funcionalidad al botón "Raw"

En general el agarre es bueno a pesar de no tener un grip muy pronunciado, el acceso a botones y ruedas con la cámara en mano no es complicado y a máximo zoom no suele haber problemas de equilibrio del conjunto porque seguro que andamos con la mano en el tambor del zoom.

El visor óptico es una autentica hazaña en una cámara de estas características... Otras marcas que, con cámara similares, incluyen visor lo hacen por puro marketing, sería mejor que no lo pusieran porque no suele valer para nada, la verdad. En este caso usando un prisma han encontrado una solución bastante ingeniosa para tener algo decentes que se mueve con el anillo de zoom.

El visor tiene una cobertura del 85% y es bastante decente para lo que se podría esperar, será de mucha utilidad se usamos la cámara en condiciones de mucha luminosidad o trabajando hiperfocal dejándolo sólo para encuadrar. Eso sí, no da información de ningún tipo, ni de confirmación de enfoque, la confirmación la da un pequeño led que se sitúa al lado.  Entender que no había espacio para un visor híbrido como el de la X100 era fácil, pero la solución intermedia nos ha gustado bastante.

ISO

Uno de los puntos donde la gente pone a "competir" más las cámaras es aquí, aunque me gustaría saber en cuántas ocasiones realmente necesitan una ISO mayor que la 800... Es a esa ISO hasta la que la X10 da la talla bastante bien.

Para que veáis ejemplos reales, aquí una típica foto de interior con algo de luz de fuera en un día nublado ;) En este caso a la cámara le valió con un ISO400, que es bastante limpio. Pinchando en al foto podéis acceder a ella en diferentes tamaños y podréis verla a tamaño completo si queréis.

Aquí Ignacio Izquierdo y Joan Vendrell en el metro de Londres a un ISO 1000 bastante decente

Si hacemos una revisión desde ISO 100 a ISO 3200 podremos ver que la cámara se comporta de manera muy decente hasta ISO 800-100 y que es resto se pueden usar, sólo en caso de emergencia, eso sí.

Enfoque

El enfoque está en el límite de lo aceptable, habiendo probado otras compactas mucho más lentas y dubitativas es para estar conforme. Esta foto la hice en Londres según iba paseando y con la luz ya bastante baja, y la cámara se porta, además es rápida desde el enfoque al disparo final. Con otras solo habría sacado al rueda trasera ;)

El enfoque manual es uno de los grandes pequeños fallos de esta cámara, no es muy preciso y te tienes que fiar de la guía de distancia que hay en la pantalla, cuando trabajas en aperturas grandes es complicado saber donde estás enfocando realmente. En esta foto, a f2, hubiera querido enfocar a la B pero el enfoque estaba un poco más delante.

El enfoque en modo macro es similar, en este caso en enfoque no falló y nos devolvió un bokeh aceptable

Como ya hemos dicho el enfoque manual no es demasiado fácil de usar, pero hay una forma de hacer fotografía en la que sí es útil este modo en la X10 y la regla de distancias, el uso de la hiperfocal (Wikipedia: En fotografia, si se enfoca a esa distancia la profundidad de campo se extiende desde la mitad de esa distancia hiperfocal hasta infinito)

Juan Antonio Guerrero lo cuenta de manera muy sencilla en su 500px, basta cerrar el diafragma bastante para tener una buena profundidad de campo (al tener un sensor más pequeño que una dSLR la profundidad de campo la conseguiremos más fácilmente) y predefinir una distancia de enfoque alrededor de la cual estarán los sujetos que vamos a fotografiar. Una vez elegidos estos parámetro la X10 nos mostrará en su guía de distancias con un color azul clarito el rango de distancia que estará en foco. Lo ideal es buscar la combinación en la cual la zona azul llegue a infinito.

De esta manera uno se asegura el foco a partir de cierta distancia y sólo debe, entonces, preocuparse en encuadrar. Cámara en MF y visor al ojo, ideal para la fotografía de calle. Y la X10 es ideal para este tipo de fotos, de lo más cómoda y discreta.

Además, como veis, se comporta muy bien en escenas con grandes diferencias de contraste.

Conclusiones

La X10 no es todavía la compacta perfecta, pero no le fallan muchas cosas.

Hemos quedado bastante satisfechos con los resultados no habiendo observado las "orbes blancas" tan temidas y que FujiFilm ya está solucionando a quien ha tenido el problema.

¿Vale lo que se pide por ella? No es una cámara barata, pero la calidad final de imagen, el manejo y la calidad de los materiales justifican, a nuestro parecer, cada euro que cuesta la cámara.

De hecho se está volviendo una cámara relativamente popular, en nuestro viaje a Londres nos encontramos muchas, incluso en manos de jóvenes aficionados ;)

Imaginamos que muchos llegarán a la cámara por el diseño, éstos se encontrarán más satisfechos que los que llegaron por el mismo motivo a la X100. Y los habrá que lleguen a ella porque les gusten los resultados de su sensor EXR CMOS. Ambos encontraran un equilibrio perfecto en esta cámara.

¿Para quién va dirigida?

7,5/10

A aficionados a la fotografía con buenos conocimientos que no desean depender de ir cambiando objetivos pero precisan de la versatilidad de un zoom polivalente. También a los profesionales o aficionados avanzados que deseen tener una segunda cámara para aquellas ocasiones en las que no quieran cargar el peso de su cámara principal o que quieran llevar siempre encima. Entendemos que los resultados de la cámara tienen calidad suficiente como para sacarles de algún apuro si es la única cámara que llevan.

En la siguiente galería de Flickr podéis encontrar muchas muestras reales, bastantes a tamaño completo, para que podáis juzgar vosotros mismos si vale los alrededor de 500 euros que cuesta.