¡No te pierdas nuestro contenido!

Hay veces, quizá la mayor parte, en las que no meditamos sobre lo que están diciendo las fotos que hacemos y publicamos. Es decir, no nos damos cuenta del significado que tienen o pueden tener más allá de la simple imagen. Puede que no lo analicemos, o pensemos que son fotos inocentes.

Por eso hoy les traigo este extenso artículo, del que les comentaré algunas partes sobresalientes, a ver si entre todos nos acostumbramos a analizar (no sólo en nuestras fotos, si no también en las que vemos en la vida cotidiana) el significado no explícito de las mismas.

Trayvon Martin

Supongo que muchos de ustedes habrán leído la noticia de Trayvon Martin, el joven de 17 años que el 26 de febrero de éste año fue asesinado por George Zimmerman (un hombre con registros policiales por casos de violencia) mientras caminaba (según éste último de forma sospechosa) desde una tienda a la casa de la novia de su padre, en Sanford, Florida, en Estados Unidos. El caso tomó gran difusión ya que el joven (de ascendencia afroamericana) iba desarmado y, a pesar de que la polícia le pidió telefónicamente a Zimmerman (un vigilador barrial) que no lo persiguiera, él continuó su camino y finalmente el jóven terminó muerto.

Más allá de los claros roles de ambas partes (fehacientemente constatados por las grabaciones de los teléfonos celulares de ambos) hay algunos detalles en la cobertura en imágenes de los medios que nos dan lugar a un análisis que deberíamos hacer, idealmente, a diario.

George Zimmerman

Según el artículo, en todas las noticias referentes al caso, Trayvon es retratado con fotos en las que se lo ve con varios años menos (digamos, casi durante su niñez), a pesar de haber fotos más recientes como en sus cuentas de twitter y facebook, en actividades familiares o deportivas. Todas cargadas de la inocencia de un niño. En cambio, la única foto que circuló de George Zimmerman fue una tomada luego de ser arrestado por atacar a un oficial de policía. En ella se puede ver el rostro de alguien enfurecido.

¡Cuidado antes de seguir! No estoy defendiendo a Zimmerman ni dudando de la inocencia de Martin. Sólo quiero que reflexionemos sobre el significado no explicito que pueden tener las imágenes que usamos. Cada artículo que ha sido escrito en relación a éste caso ha sido retratado con éstas fotos y por lo tanto, ha hecho un juicio de valor sobre ambos.

Quizás en éste caso no sea tan obvio, pues hasta la justicia ésta practicamente segura de que éste hombre es el culpable de la muerte del niño, pero pensemos un poco más alla: ¿qué pasa en otros casos, donde la prensa nos "ayuda" (mediante imágenes especialmente seleccionadas) a tomar partido por un bando? ¿qué pasaría si luego resultásemos equivocados y se estigmatizó a alguien que era inocente?

Y también pensemos en nosotros como fotógrafos: ¿cuál es la imagen que queremos transmitir cuando retratamos a alguien? ¿siempre nos aseguramos de que esa imagen sea fiel a quien es la persona? ¿o cuando queremos ilustrar alguna nota (los que escribimos), nos aseguramos de ser justos con las imágenes que usamos en ellas?

El fin del artículo no es dudar sobre la inocencia de Trayvon. Nadie lo haría. Creo que la intención es que empecemos a evaluar un poco más en profundidad las imágenes que tomamos y hacemos públicas; y las que vemos en los medios de comunicación habitualmente.

via: petapixel