¡No te pierdas nuestro contenido!

Cada día me sorprendo más con los inventos relacionados con la fotografía que descubro por la red. El último de ellos se llama Killshot y no es ni más ni menos que una cámara digital con forma de rifle convencional; el arma que podría utilizar cualquier aficionado a la caza pero sin balas y con la posibilidad de registrar tantas imágenes como permita la tarjeta externa.

Dudo mucho del éxito de este nuevo invento, pues no creo que un cazador desee sustituir la caza real por el disparo de imágenes, y en el caso de caer en las manos equivocadas puede ser utilizada como método intimidatorio. No obstante, parece que sus diseñadores tampoco han visto viable sacarla al mercado en su primera fase, así que lo que podemos ver en la fotografía no es más que un diseño que podrá ser adquirido -si la fundación recauda el suficiente dinero- previo pago de una reserva de 150 dólares.

El aparatito tiene una mirilla con una cruz que funciona como un clásico visor. Los diseñadores pretenden venderlo en sustitución a las armas reales, argumentando que el cazador no deja de acechar y de sentirse más astuto que la presa; las imágenes serían el trofeo que cada usuario se llevaría a casa. ¿Créeis que este tipo de productos pueden tener éxito? Si hay un sí mayoritario prometo empezar a fabricar mis propios gadgets.

Vía: Petapixel