¡No te pierdas nuestro contenido!

A través de Petapixel nos enteramos de algo bastante preocupante. Resulta que la ubicua cadena de noticias CNN despidió el martes a cincuenta miembros de su staff, entre ellos, once fotoperiodistas encargados de cubrir acontecimientos a lo largo de los Estados Unidos. Como muchos otros negocios del hemisferio, la empresa informativa busca reducir costos de donde se pueda, y después de analizar la situación, un tal Jack Womack, vicepresidente de la compañía, concluyó lo siguiente:

"Vimos el impacto de los contenidos generados por el usuario y los medios sociales, CNN iReporter, y por supuesto, nuestros afiliados que nos proveen de primicias. Las tecnologías de consumo y "prosumo" son cada vez más simples y accesibles. Las cámaras pequeñas tienen ahora una muy buena calidad de transmisión, y más de esta tecnología está en las manos de más gente. Después de completar este análisis, CNN determinó que algunos fotoperiodistas dejarán la compañía."

Esto quiere decir que en CNN, una de las empresas de noticias más serias y grandes del mundo -que no escatima en enviar y mantener corresponsales por todo el mundo-, los directivos se sentaron a ver cómo podían ahorrarse unos dólares, y concluyeron que la mejor forma de hacerlo era reemplazando el trabajo de fotógrafos profesionales con lo que pueda lograr cualquier hijo de vecino con la cámara del móvil.

Claro que cualquiera con dos dedos de frente puede hacer una foto interesante, o por lo menos lo suficientemente descriptiva como para que sirva para enterarse de lo que pasó. Pero de eso a la calidad consistente del trabajo de un profesional, la diferencia es enorme. Las declaraciones de este ejecutivo también nos regresan al problema de la importancia de la persona. Prácticamente está diciendo que como las cámaras son mejores, se puede reemplazar un trabajo con otro, sin considerar los años de formación y experiencia de quien presiona el botón en cada caso.

¿Qué llevó entonces a CNN a decidir trabajar con contenido de "prosumidores"? Por cierto, este es el nuevo término hipster con el que se cataloga a aquellos capaces de grabar un vídeo o tomar una foto y publicarla en cualquier sitio.

En primer lugar, claro, está la necesidad de cortar los gastos. Y se decide cortar de ese lado porque efectivamente se puede echar mano de lo que comparte el público en general. Pero en el caso específico de CNN, lo que los ha convencido de optar por este camino es el éxito de su sistema de contribución del público: CNN iReport. Esto, que suena a app de iPhone o algo así, es una plataforma muy bien nutrida que CNN ha logrado armar gracias a las contribuciones de los usuarios de sus servicios.

Si uno entra al portal, no encuentra solo los contenidos organizados por temas; hay también asignaciones, encargos, si se quiere, de los tópicos que le interesa cubrir a la cadena, y que tienen incluso una fecha de entrega límite. Por si esto fuera poco, al registrarse uno puede acceder a tutoriales del tipo "Cómo tomar mejores fotos" o "Cómo hacer mejor vídeo".

Todo un sistema bastante eficiente, si se trata de reemplazar la calidad de los profesionales por el volumen y la inmediatez del contenido amateur. Sin embargo, la plataforma ha sido criticada antes por no pagar por las historias y el material enviados, ni siquiera por aquellas que son publicadas.

Queda esperar dos cosas: Por un lado, la reacción de los usuarios de iReport, cuando se enteren de que CNN se ha ahorrado decenas de sueldos porque ya da por sentado su trabajo gratuito. Finalmente, ¿cuál será el camino que tomen los otros medios? Son ya varios los que tienen modelos parecidos de social sharing, ¿pero se extenderá la práctica de reemplazar con este contenido el trabajo de los profesionales?