La cámara del nuevo dispositivo de Apple esta causando bastante movimiento en el mundo fotográfico, por una serie de interesantes agregados nuevos que trajo. Esta tecnología de ultima generación viene a ayudar a miles de adolescentes que toman fotografías escondidos en el baño de su casa, como así también al fotógrafo profesional que ya no quiere cargar con una compacta en el bolsillo.

Pero desde el blog Camera Technica han analizado esta cámara desde un punto de vista bastante interesante y que no había visto que alguien más haya contemplado. Según su fabricante, esta nueva versión del teléfono móvil incluye un filtro bloqueador de luces infrarrojas sin precedentes, que ayuda bastante a mejorar la calidad final de la imagen, junto con sus otras innovaciones.

La fotografía infrarroja en si es un arte propio y en los inicios de este blog fue uno de los primeros temas en tratar. Supone retratar un espectro de luz que nuestros ojos son incapaces de ver, pero las películas y sensores digitales si. Las imágenes tienen un tinte surrealista en sus colores y las fuentes de calor toman más protagonismo, ya que una de sus manifestaciones es la emisión de frecuencias infrarrojas.

Se preguntaran entonces porque las cámaras y el iPhone específicamente incluyen un bloqueador de este tipo de luz. Pues resulta que la luz infrarroja contamina el resto de la imagen. Los sensores digitales son nativamente sensibles a esta luz y por delante de estos se coloca un filtro que impide que los alcance. Esto evita que la imagen se vea lavada o sus colores sean alterados por la acción del espectro que no podemos ver. Una cámara que bloquee por completo la luz infrarroja representa más fielmente la imagen tal como la vemos con nuestros ojos y ese es el motivo para incluir un filtro de este tipo.

Comprobar que tan sensible es tu cámara a la luz infrarroja es bastante sencillo. Toma cualquier control o mando remoto que tengas cerca, coloca tu cámara en modo live-view y apunta el control a la lente, como si estuvieses encendiendo la televisión. Si tu cámara tiene algo de sensibilidad a esta luz, veras como el pequeño plástico redondeado de la punta del control se enciende y se apaga rápidamente. Cuanto menos se vea esta ráfaga de luces, menos sensible es la cámara.

En Camera Technica han hecho esta misma prueba, comparando el iPhone 4 con el iPhone 4S, frente a un control remoto, una emisor IR de una notebook y un LED especifico de este tipo de luz. Los resultados, a continuación:

Como se puede ver, el 4S hace un muy buen trabajo en ciertas ondas de la luz infrarroja en comparación con su hermano menor. En algunos casos la luz emitida es imperceptible, por lo que toda esa información extra, incorrecta e invisible para nuestros ojos fue completamente bloqueada, algo totalmente deseable. Pero toda esta información necesita una aplicación empírica para comprobar que tan útil es este filtro y la prueba de Camera Technica fue la siguiente:

La escena de aquí arriba fue contaminada apropósito con luz infrarroja y el iPhone 4 capto este exceso de luz, saturando excesivamente el canal rojo de la imagen. Por otro lado, el iPhone 4S elimino una buena parte de esa contaminación, dejando solamente la luz "fiel" a la escena. Podemos decir, entonces, que este aditamento ha sido una buena elección de producción por parte de la marca de la manzana.

Foto: renatomitra