Los fotógrafos de vida silvestre, o de naturaleza, no son muchos, pero son un público importante para las marcas de equipo fotográfico, debido a sus altas exigencias en cuanto a calidad de imagen, mejora de funciones y durabilidad. Incluso algunos de ellos tienen un contacto bastante cercano con los fabricantes, y se involucran en el desarrollo de nuevos productos. Junto a los fotógrafos deportivos, son los principales compradores no solo de las mejores cámaras, si no de los objetivos más grandes, costosos y mejor construidos.

No sería exagerado decir que si no fuese por la constante presión de este reducido grupo, quizá las réflex digitales que tanto nos gustan no estarían tan desarrolladas. Es de extrañar entonces que sea exactamente este grupo al que Canon le ha fallado, al dejar sin soporte una función muy útil para ellos en la nueva 1DX.

Ha sido la misma compañía nipona la que anunció -muy discretamente- que su nuevo buque insignia perderá la capacidad de autoenfoque en lentes cuya máxima apertura sea menor a f5.6, es decir, con un número f más alto. Podemos estar tranquilos si nos dedicamos a tipos de fotografía más convencional, ya que nuestros lentes no sobrepasan ese valor.

Sin embargo, es una noticia devastadora para los que se dedican a hacer tomas de aves y animales salvajes, ya que usualmente utilizan extensores de valor 1.4x y 2x, los cuales no solo aumentan la distancia focal, si no también el número f. Esto quiere decir que el 500mm f4L con extensor 2x de la foto será virtualmente inútil en la nueva cámara top-of-the-line de Canon, ya que al convertirse en un f8 necesitará ser enfocado manualmente. Y vamos, que para enfocar esta bestia tan rápido como para seguir el vuelo de un colibrí...

La explicación oficial de Canon es que se ha sacrificado la capacidad de enfoque a menores aperturas con el propósito de ganar en velocidad. Muy decepcionante, si me preguntan, sobre todo si se tiene en cuenta que una de las supuestas ventajas del equipo es su nuevo sistema de enfoque de 61 puntos, y administrado por un procesador exclusivo para esa tarea. Las opiniones de los usuarios se dividen entre los que piensan que se trata de una movida comercial para hacerle sitio a una nueva cámara que cuente con esta capacidad; y los que dicen que solo fue una pobre decisión del equipo de ingenieros.

Hay otra cosa sobre la 1DX que hace dudar a los fotógrafos de vida silvestre: El que sea una fullframe. Si bien para la mayoría de nosotros tener un mayor campo visual es un anhelo, para ellos representa en realidad una limitación, ya que necesitan acercarse todo lo posible a sus temerosos modelos. Por eso la mayoría elige trabajar con la 1D y su factor de recorte de 1.3x.