¡No te pierdas nuestro contenido!

Ayer en la entrada sobre las correas hechas a partir de cinturones de seguridad recicladas os hablábamos de la importancia de repartir bien el peso de la cámara para no forzar el cuello y evitar los problemas que esto pueda traernos. Precisamente en esa entrada os comentábamos la existencia de los mismos sistemas como accesorios profesionales y hoy en concreto os vamos a hablar de una de las que al parecer, es de las mejores.

Se trata de Black Rapid RS-7, una correa que utiliza el mismo diseño que la correa hecha a partir de cinturones pero con un proceso de fabricación cuidado hasta el extremo. No hay duda de las ventajas que ofrece. El peso se reparte perfectamente por el hombro y gracias a su longitud podemos llevar la cámara de nuestra cintura a nuestro ojo en un abrir y cerrar de ojos (valga la redundancia). Además, las almoadillas incorporadas evitarán que el rozamiento con la piel nos provoque molestias y las pinzas para alargarlo o acortarlo harán que su ajuste sea rápido y no nos provoque la perdida de ninguna foto.

Lo cierto es que no he tenido todavía la oportunidad de probar una correa de este tipo pero estoy deseando jubilar mi correa tradicional y pasarme a este sistema que no hay más que verlo para darse cuenta de que es mucho más funcional y cómodo. El RS-7 puede comprarse en Amazon por $60 (41.20€). También podéis encontrar una completísima review sobre este producto en Digital Photography School.