¡No te pierdas nuestro contenido!

Muchas veces los pequeños detalles hacen que una fotografía sea buena o mediocre. Hay ciertos motivos que pueden fotografiarse en los que aparece humo. Si esté está ausente en la fotografía, causaremos una sensación de no estar viendo algo real, si no algo preparado, artificial. Si lo metemos en la foto en el postprocesado, lograremos el mismo el efecto, a no ser que tengamos un dominio muy avanzado de Photoshop u otro software.

Trabajas con humo por ordenador es realmente complicado y como con casi todo, lo que mejor y más natural quedará será lo que la cámara registre. Para esto tenemos productos como el que veis en la fotografía. Se trata de un par de botes que contienen dos productos líquidos, los cuales, al ser mezclados, se convierten en humo de forma instantánea.

Como podréis ver en el vídeo incluido en Photojojo, web donde está a la venta el producto el humo se produce de una forma rapidísima e instantánea y con poca cantidad de líquido podremos obtener gran cantidad de humo. Es sin duda un producto muy útil para ciertas situaciones y que, aunque es un poco caro, no será algo que gastemos demasiado así que nos durará bastante.

En las fotos que acompañan el post podemos ver varias situaciones. Por un lado está la opción de utilizarlo como recurso, para añadir realismo a la imagen, como en el caso del plato de comida. He de decir, que concretamente en ese ejemplo, pienso que está mal empleado, pero haciéndolo bien se pueden conseguir cosas muy interesantes. En las fotos podemos ver también su uso recurso extra, en el caso del dinosaurio y por último está el uso artístico, en el que el humo es el centro de atención.