¿Como se puede probar que una imagen es autentica y no ha sido modificada de ninguna manera tras su captura? Responder estas preguntas en la era digital es algo complejo, debido a que se trata de unos y ceros en secuencia. Probar que un negativo fílmico era el original no deja de ser complejo, pero resulta mas sencillo debido a que se trata de un soporte físico, constituido por materiales reactivos. La fotografía analógica no esta exenta de la manipulación y modificación, pero se trata de un proceso mucho mas elaborado que en su contrapartida digital.

Existen soluciones para este problema, tanto para el lado Canon como para el lado Nikon. Ambas compañías tienen su propio sistema de autenticación y aseguran tras un pequeño chequeo si la imagen sufrió algún cambio posterior a su captura o se mantiene original. Estas herramientas suelen ser muy útiles en cuestiones judiciales ya que afirman de manera inequívoca si alguien realizo algún tipo de cambio. Dentro de los datos EXIF de la imagen se colocan algunos datos que hacen referencia a la imagen en si. Si estos datos posteriormente no concuerdan significa que la imagen fue modificada. Canon por su parte vende el kit OSK-E3 que incluso encripta la imagen y solo puede ser vista con una llave USB que acompaña este kit.

Pero, ¿que tan seguros son estos sistemas? Hace un tiempo ya habíamos escuchado que el kit Canon fue vulnerado completamente por la empresa rusa ElcomSoft, ofreciendo una serie de imágenes manipuladas con mucho humor y que validaban perfectamente contra el kit de seguridad de la empresa. Cualquiera de las imágenes, incluso la que ilustra este post, es afirmada como autentica por el OSK-E3. La única respuesta por parte de Canon, meses después, fue una simple nota de prensa advirtiendo sobre el asunto donde no se aclara que fue claramente violada la seguridad de este sistema, sino que solo se nombra que "algunas imágenes puede hacer tomar determinaciones incorrectas al programa".

Pero no solo Canon fue puesta en ridícula: esta semana fue el turno de Nikon. La misma compañía que burlo los sistemas de Canon, ha logrado hacer lo mismo con Nikon. El sistema de seguridad de esta empresa fue vulnerado (y aparentemente de manera mucho mas sencilla) y nuevamente cualquier imagen modificada de la manera correcta valida sin problemas por el kit. Se trata de una noticia reciente como para esperar una respuesta por parte de Nikon, pero la propia ElcomSoft asegura que probablemente no haya ningún cambio, debido al escaso publico de estos dispositivos. Curiosamente ambas compañías continúan vendiendo sus respectivos kits, asegurando la validez de estos sin ningún problema.