¿Cual es su rasgo dominante?La mayor parte de los aficionados a la fotografía, cuando se inician, dedican gran parte de su tiempo a conocer las diversas características y modelos de cámaras, flashes y demás instrumental fotográfico que existe en el mercado. Después, en esta era digital que vivimos, su prioridad es el procesado y el retoque y todo lo que ello conlleva, Lightroom, Photoshop, HDR's, plugins, etc. No es, hasta tiempo después, en el que la técnica y la informática pasa a un segundo plano, y es la composición y los demás elementos estéticos del arte, los que se convierten en la principal preocupación del fotógrafo, algo por otra parte, totalmente lógico, claro. Hay que dominar la técnica para lograr la estética.

A no ser, que la aproximación a la fotografía sea desde otra rama del arte, como puede ser la pintura o la escultura, es poco habitual que el camino no sea ese, técnica y después estética. Pero bueno, esto no significa, por otra parte, que las fotografías que al principio hagamos no tengan su estética, su arte, mejor o peor, pero si hay algo que tendrán, su rasgo dominante.

Podemos definir el rasgo dominante, como aquella percepción primera que salta de la imagen a nuestra consciencia, o inconsciencia, ya que no tenemos que inicialmente darnos cuenta de ello. El color, la textura, el equilibrio, la profundidad, el orden, el caos, ruido, dinamismo, ritmo, etc., elementos compositivos que ya hemos comentado en ALTFoto en otras ocasiones, son todos posibles rasgos dominantes de una imagen, y aunque estos se combinen, solo uno será el que esté por encima de todos los demás.

Habrá veces que el rasgo dominante de una imagen sea ambiguo, y cada persona lo identifique de una manera, pero sólo será uno para cada persona. El rasgo dominante de una fuente de nueces, como la que acompaña este articulo, puede ser el color marrón, característico del fruto seco, para unas personas, o la textura, para otras, pero sólo uno de ellos será el que nosotros percibamos primero y con más fuerza.

Esto nos lleva de nuevo a las fotografías que hacemos de principiantes, todas tienen un rasgo dominante, más acentuado o menos, pero siempre hay algo por encima, aunque sea el movimiento en una imagen trepidada. Y ese es el concepto con el que hay que quedarse, sea cual sea la fotografía que has de realizar, intenta que el rasgo dominante que tú, como fotógrafo, ves en la escena, sea el que quede registrado en la fotografía.

Foto: Eloy Probeta