Vale, quizá pecamos de egocéntricos los que usamos el calendario gregoriano, pero es el oficial en casi todo el planeta y quiere la nueva tradición que recibamos cada año nuevo ignorando crisis, desastres, guerras e injusticias y enjuagando nuestras miserias en una bacanal descontrolada que empieza tras el siempre maravilloso espectáculo de los fuegos artificiales.

En Australia tienen el honor de ser uno de los primeros lugares en recibir al año nuevo y ello conlleva la responsabilidad de dirigir toda una orquesta sonora y visual que será inmediatamente juzgada, admirada y envidiada por el resto del planeta. Pero no son los únicos, las galerías de The Big Picture nos deleitan con toda una recopilación de fuegos artificiales a lo largo y ancho de planeta.

No hay país que se precie que no reciba su año nuevo de igual manera, y no solo las capitales son las que osan perturbar los cielos, los espectáculos de fuegos artificiales se suceden en ciudades, pueblos e incluso en cada barrio como ocurre en Palma de Mallorca, compitiendo por ser los más bonitos y espectaculares.

Levantarse tras las fiestas, con o sin resaca y ver en los medios impresos y digitales las imágenes y los vídeos de las celebraciones de la noche del 31 de diciembre no tiene precio, pero mucho mejor si esas fotografías llenas de color están tomadas por nosotros mismos. Es cierto que un tutorial para fotografiar fuegos artificiales previo al acontecimiento hubiese sido muy oportuno pero no hubiésemos dejado mucho tiempo para practicar y los resultados negativos son muy frustrantes, es por eso que el tutorial viene hoy, después de ver unos ejemplos de lo que se puede conseguir y dejando todo un año por delante para practicar y perfeccionar la técnica de cara a la entrada del 2012.

  • Para el primero de los consejos vamos a tener que recurrir al Capitán Obvio: busca un buen lugar. Obvio ¿no?, podría parecerlo pero es un paso altamente ignorado. Un gran error es colocarse cerca del punto de lanzamiento, cosa que está muy bien si quieres que las varillas de los cohetes te caigan en la cabeza. Lo ideal es acudir a un sitio donde no nos moleste mucha gente porque en estos acontecimientos la gente se agolpa y pelea por la primera linea como esperando ser los primeros en las puertas de los grandes almacenes el día que se inauguran las rebajas. Tu integridad física y la de tu equipo peligran en esas condiciones.

  • Usa un trípode para evitar fotografías movidas, algo inevitable cuando disparamos en la noche y si puedes, también un disparador remoto.

  • Una buena idea es elegir un encuadre y mantenerlo durante toda la sesión, así podrás dejar la cámara en el trípode, preparada, y preocuparte solo de pulsar el disparador. Si hacemos esto lo ideal es usar un gran angular y tomar una escena amplia porque unos cohetes suben muy altos, otros se expanden a lo ancho en forma de palmera...si nos centramos en un solo tipo podemos perdernos el resto.

  • Desconectamos el piloto automático y pasamos a manual, es lo mejor. Para enfocar seguramente tengamos problemas usando el autofocus así que en enfoque manual giramos el anillo del objetivo hasta el infinito. Para asegurarnos el foco en toda la escena podemos ayudarnos también de la apertura, partiremos de una apertura media en torno a f8 para empezar a hacer pruebas previas en el cielo. Si la noche ya es cerrada vamos a buscar en estas pruebas obtener un cielo completamente negro para fijar esos valores de apertura y obturación. A ISO100 y f/8 pueden bastar unos 2-3 segundos. Estos valores son orientativos, lo que quiero recalcar es que debemos intentar obtener un cielo oscuro, de lo contrario se nos va a ensuciar con el humo y los destellos de los cohetes.

Resumiendo:

  • Elige un buen lugar
  • Usa trípode y disparador remoto para asegurar la toma
  • Usa el modo manual
  • Haz pruebas previas para fijar un cielo oscuro

Hasta aquí unos modestos consejos y unas grandes fotografías. Feliz año nuevo a todos y todas.

Galería­ de imágenes

Vía Boston-The Big Picture