¡No te pierdas nuestro contenido!

Así es, Eugenio Recuenco es el fotógrafo pesado y no lo digo yo, que conste en acta que así se presenta él mismo en su web:

Eugenio recuenco es un fotógrafo español que es un pesado porque siempre se empeña en hacer lo que él quiere. Trabaja para bastantes clientes en publicidad y editoriales en todo el mundo, los cuales también son unos pesados porque siempre quieren hacer lo que a ellos les gusta. De esas peleas entre cabezones se han podido rescatar las imágenes de esta web; algunas mejores, otras peores, pero realizadas con mucha ilusión y con el apoyo de un gran equipo que constituye “el ojo de Frosker”. Este último es un ente llegado a la tierra para fastidiar a algunos y esperamos que también para agradar a otros. Si eres de éstos últimos, ya estas tardando en entrar.

Una de las preguntas que me hago antes de empezar a escribir, cuando quiero hablaros de algún fotógrafo (hoy Eugenio), es: ¿Qué puedo decir de Eugenio Recuenco?

Echemos un ojo, sin que se entere Eugenio, a su cartera de clientes: L´oreal, Yves Saint Laurent, Loewe, Vanity Fair, PlayStation... podría seguir durante muchas líneas escribiendo, impresionado, el nombre de clientes y más clientes pero creo que sobran las palabras, creo que sin haber dicho nada está todo dicho.

¿Qué hay de sus fotografías? La mejor manera de hablar de un fotógrafo es enseñando su trabajo, de nada sirve decir que Eugenio Recuenco es el padre y creador de bellos anuncios televisivos y campañas de publicidad, de que ha trabajado para éste o aquél, no, pero deteneos momentáneamente en sus fotografías porque solo un vistazo será suficiente para que os veáis inmersos en la magia de sus imágenes.

Nada en ellas se deja al azar y todo parece milimétricamente calculado para crear entornos que a veces caminan sobre la frontera que separa la fotografía de la pintura. La iluminación, el decorado, la vestimenta y el maquillaje forman parte de una compleja coreografía que baila al son de escenas surrealistas, algunas circenses y todas mágicas. Algunos de sus trabajos llegan a parecer pequeños cuentos escritos con luz y me recuerdan, al menos a mí, al País de las Maravillas que Burton creó para su Alicia.

Galería­ de imágenes

Fotos: Eugenio Recuenco