Una cosa es clara, una fotografía de Richard Avedon no puede subastarse por poco dinero. La foto que ven a la derecha es la famosa Dovima with elephants, una de las imágenes más famosas de Avedon (y también una de sus favoritas) que fue subastada por la casa Christie's en París el sábado pasado. Ustedes se preguntaran ¿a cuanto fue vendida?. Solo les voy a decir que su precio base fue de entre 400.000 y 600.000 euros pero que terminó finalmente vendiéndose en 841.000 euros. Increíble ¿no?. Domiva batió un nuevo record para una obra de Avedon.

La subasta no consistía solamente de esta foto sino que era un lote de 65 imágenes icónicas todas provenientes de la Fundación Richard Avedon. Entre ellas hubo un retrato de los cuatro Beatles (a 445.000 euros fue la segunda foto subastada más cara luego de Domiva), una provocativa foto de Stephanie Seymour, una de Marilyn Monroe con un vestido más que sugerente y hasta un autoretrato.

Todo el dinero recaudado asciende a 5,4 millones de euros que serán destinados para la financiación de actividades educativas que estén relacionadas con la fundación, así como también garantizar la difusión de la obra del artista y fomentar el arte de la fotografía, tal como Avedon hubiese querido.

Domiva with elephants es una foto más que representativa en la carrera de Avedon. Data del año 1955 y muestra a la modelo Domiva rodeada por elefantes y enfundada en un costosísimo vestido de Dior diseñado por Yves Saint Laurent. Como les dije antes esta foto era una de las preferidas de Avedon, tanto que la tuvo en su estudio hasta el día de su muerte. El alto precio pagado radica justamente en que esta copia de 216,8 cm x 166,7 centímetros fue la rematada, un valor que va más allá de lo meramente artístico.

Y la pregunta que todos se hacen seguramente es ¿quién fue el que adquirió tan costosa foto? La respuesta es bastante obvia, si nos ponemos a pensar. Quien la adquirió fue ni más ni menos que la propia maison Christian Dior. La pieza fue vendia en Francia y, al parece ser, allí se quedará.

Vía: El País | Foto: Richard Avedon