¡No te pierdas nuestro contenido!

La mayoría de los fotógrafos no se siente cómodo haciendo fotografías con mal tiempo. Sin embargo, el mal tiempo a veces nos presenta la oportunidad perfecta para sacar el máximo provecho de nuestras habilidades. En particular, en el comienzo del otoño la lluvia puede proporcionar la oportunidad perfecta para capturar fotos maravillosas.

Fotografiar en la lluvia produce una atmósfera dramática y suaves escenas románticas. Ya sea que estemos ante las formaciones de nubes o después de la caída de las gotas, estos escenarios pueden producir fotos muy emocionantes e impresionantes. Los reflejos también puede ser aprovechados para hacer composiciones interesantes haciendo de la fotografía en la lluvia bella e impredecible.

  1. Buscar las calles
    Cuando la lluvia comienza a caer, las calles adquieren un aspecto completamente diferente. Los paraguas comienzan a salir, los abrigos o impermeables hacen su aparición y la gente acelera el paso hacia su destino. Se podría pensar que esto podría dar lugar a una escena triste, sin interés, pero esto no es necesariamente el caso. Uno de los elementos que podemos aprovechar cuando hay lluvia es ese mar de paraguas lo cual da lugar a composiciones muy llamativas, podemos intentar una perspectiva diferente. Encontrar un punto de vista alto, y sólo debemos esperar para una escena llena de paraguas. Como alternativa, también podemos hacer foco en alguna persona dentro de la multitud o aumentar la velocidad de obturación de nuestras cámaras para capturar el momento donde todos se mueven rápidamente para salir de la lluvia.

  2. Buscar la naturalidad
    El retrato clásico se toma a menudo en condiciones de iluminación perfecta, con una iluminación cuidadosamente seleccionada, y un modelo muy bien acondicionado. Olvida ese escenario ideal y busca la espontaneidad que produce la lluvia en las personas. La gente se comporta muy natural cuando se enfrenta a una lluvia torrencial, se ríen, se encogen, aprovecha el surrealismo de la situación. Es la oportunidad perfecta para capturar la expresión natural, y un retrato memorable. Por supuesto, hasta podríamos tener la suerte de capturar a alguien que realmente aprecia la lluvia y se deja llevar, los niños son especialistas en esto.

  3. Nuestra comodidad no es una limitación
    Muchos de nosotros quizás preferimos evitar que nuestro equipo se moje, o mojarnos nosotros mismos, en estos casos podemos permanecer en la seguridad de nuestra casa, solo debemos abrir las cortinas y mirar a través de las ventanas. Muchos podemos identificarnos con esta sensación maravillosa y acogedora, que también es el escenario perfecto para capturar el humor de una persona. Otra opción es intentar fotografiar algún objeto a través de los vidrios mojados de nuestra ventana, esto nos permite transmitir un conjunto diferente de emociones y es una forma fácil de experimentar con la fotografía de lluvia, sin el inconveniente de estar realmente en la lluvia.

  4. Mantener seca nuestra cámara
    He dejado para el final, lo que puede parecer un consejo obvio, pero no está demás mencionarlo. Quizás nosotros apreciemos mucho la sensación de la lluvia mojándonos, pero nuestras cámaras no tanto. Es importante tener un paraguas y quizás alguien que nos lo sostenga al momento de hacer la fotografía justo debajo de la lluvia. También existen accesorios especializados en mantener los equipos fotográficos protegidos en condiciones de mal tiempo, en caso que nuestro presupuesto lo permita podríamos adquirir alguno.

¡Vamos, a experimentar!

Les dejo esta galería para que vean lo que podemos aprovechar de la lluvia:

Galería­ de imágenes

Fotos: Danny Toback, Ram reddy, Gregory Bastien, Justin C., Keven Law, Alyssa L. Miller, Blake Danger Bentley, Jiunn Kang Too, Danyael Rako, Sharon Mollerus