Ya estamos en otoño en el hemisferio norte, y he de decir que es mi estación del año favorita. Esa explosión de colores ocres, el calor empieza a dejarnos respirar y es el momento de recuperar alguna chaqueta, la lluvia empieza a empapar el suelo y los paisajes se presentan majestuosos, porque una de las mejores cosas del otoño son sus paisajes, y como no, capturarlos con la cámara.

Cuando nos ponemos a fotografiar paisajes lo primero que nos encontramos es el horizonte. Aunque parezca obvio, es muy importante porque le da consistencia al paisaje y lo ordena, así que es recomendable que éste sea horizontal.

Como estamos hablando de paisajes, creo que también es obvio que el fondo es muy importante. Debes tenerlo muy en cuenta y saber ordenarlo, ya he hablado sobre reglas de composición en nuestras fotografías y éste es el momento para utilizarlas más que nunca. Una cosa que le puede dar un toque más personal y mejorar la captura es colocar un objeto en primer plano, mientras el paisaje se observa en el fondo.

Una parte del paisaje muy importante es el cielo, casi siempre saldrá en nuestras fotos de paisajes y deberemos valorar si es suficientemente hermoso para darle protagonismo o simplemente se queda en acompañamiento. Si queremos que tenga protagonismo lo situaremos en los dos tercios de arriba de la foto, en cambio si simplemente queremos que acompañe la fotografía ocupará el último tercio.

En cuanto a recursos técnicos, es recomendable poder utilizar un trípode y un disparador remoto, así podremos capturar con velocidades de apertura lentas sin que las fotos salgan movidas. Si no disponemos de trípode siempre podemos improvisar uno colocando la cámara sobre una piedra y utilizar la función de disparo retardado.

A continuación os dejo una impresionante galería con fotografías tomadas en otoño para que os inspiréis.

Galería­ de imágenes

Vía: dZoom, SnappyBook
Fotos: Bendo, Alejandro Soffia, DBC09, Sergi Monsegur, Mr. Theklan, Gerhard Singer, Martin Gommel, Sebastian Galiano, Jon Larrañaga, Martin Gommel